Escribir poesía

Escribo poesía, aunque a veces duela, porque es la mejor manera de escribir sin pudor, sin tener vergüenza del hecho de escribir o de lo escrito (a no ser que la poesía sea muy mala). Y los que la leen –quienes tienen el arrojo de leerla, de realizar una práctica tan minoritaria- perdonan el impudor, la desnudez de la poesía, y hasta lo valoran, de una forma que no harían, quizá, en otro tipo de manifestaciones. Y en cuanto a los que no leen poesía, que son mayoría, evidentemente, a esa multitud le trae al pairo lo que digan los poetas.

Por eso (y pese a eso) yo soy reincidente

En este mundo de sensaciones prefabricadas, prestas para ser consumidas lo más pasivamente posible, la poesía es poco espectacular, y para colmo de males, requiere una voluntad activa de comprensión, y de disfrute o sufrimiento según los casos, por parte del lector. 

Tomamos ese taxi en la ciudad, frente a la costanera sin pensar…”

Mirábamos los barcos navegar y parecían juntarse con el mar…”

Seguramente hay más poetas que lectores de poesía. Eso lo sabemos muy bien quienes escribimos y publicamos poemas, no somos tan tontos ni tan ilusos. Porque la poesía es, como dijo aquel clásico tras publicar un tomito de poemas, “el único secreto que todo el mundo le guardó. Sabemos que pocas cosas son tan íntimas –y solitarias- como escribir poesía, y que la lean otros, aunque no sean muchos. Representa un difícil ejercicio de desvergüenza –en el mejor sentido de la palabra- por parte de los poetas. Porque muchos de nosotros no escribimos realizando una práctica estética, ni deleitable siquiera, sino sometiéndonos a una catarsis necesaria. Un proceso irremediable, un destino ineludible que muchas veces se parece bastante a sembrar fresas en el desierto o arar en las aguas. Pero a los poetas nos da lo mismo, somos así de raros.

About these ads

3 pensamientos en “Escribir poesía

  1. Tienes mucha razón en lo que escribes yo no soy poeta pero tengo por ahí un pequeño libro que estoy escribiendo y siento algunas de esas sensaciones. Te felicito por tus argumentos.

  2. Así es, tal como lo dices y sientes. Escribir poesía es reclinar los ojos y los oídos para ver y escuchar lo que llevas dentro, por poco inteligible que sea, sin vergüenza ninguna. Es dejar que el alma se pavonee para mayor gloria de su dueña. El lector cuenta, por supuesto, pero siempre en segundo lugar.
    huifang12

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s