Doble Cristal

Cristal doble en las ventanas de clínicas y hospitales -así el calor no se escapa, ni las almas-.

Entre las salas de espera, los recorridos pasillos, se cobra su aparente inexistencia el tiempo menospreciado.

La primavera llega, y se va. Luego el verano, el otoño… Se quedan las estaciones atrapadas afuera, presas, detenidas por el doble cristal.

Sólo el invierno penetra congelándonos por dentro, pese al zumbido de los radiadores y los ecos del aire caliente.

Al invierno de hospital lo retiene el cristal doble.

Nadie se quiere dar cuenta pero todos lo saben.

Nadie se quiere dar cuenta pero todos lo sienten.

Entre el glaucoma avanzando, el leucocito activo… Las carcasas inertes (cubridlas con una sábana antes de que alguien las vea).

Los ojos tras los cristales de las inútiles lentes que sirven para mirar y que no ven casi nunca.

Entre intubados inmóviles aletea la hermosura.

Pero sólo la contemplan desde su cielo los niños, los animales y aquellos que sufrieron tanto aquí que han escalado universos.

Adaptación de Doble Cristal, Doble Cristal de Pilar Monedero

9 pensamientos en “Doble Cristal

  1. Escribes muy bien ,enhorabuena ,estas hecha toda una poeta,se nota que tienes los sentimientos al borde de la piel,eres una persona con mucha sensibilidad….GRACIAS POR ESTE RINCON..;))

  2. Cárcel k retiene sólo el inagotable pasar del tiempo…k deja fuera ilusiones y sueños..no es la enfermedad lo k da miedo del hospital..es la cárcel d un alma k kiere soñar libre y no ve la libertad más k a través d un doble cristal…Precioso como siempre.bss

  3. Lo has clavado.Trabajo en un hospital y hay mucha ternura y mucha belleza.Tenemos que ver lo positivo,aunque todo lo que nos rodea sea negativo.Yo lo intento cada día.Besos y gracias.

  4. Trabajamos mucho en ponerle piedras de alegría al camino del dolor; ya sea desde la piel o desde la vista, desde un recuerdo que olvidamos olvidar.
    El orden del mundo es otro, tal vez porque vinimos a sufrir y ver sufrir. Las enseñanzas de la vida se firman con làgrimas, pero aprendimos a sonreír…
    Aprendimos a amar incluso cuando no somos correspondidos, aprendimos a darnos cariño y buenos deseos; así sea desde un doble cristal…

    Saludos en letras; desde el otro lado del cristal…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s