Carta a los Reyes Magos desde Haití

Guenson Registre, que así se llama y apellida, vive-malvive-sobrevive como puede o como le dejan- en el suburbio-estercolero-basurero de Cité Soleil, Puerto Príncipe, Haití.

Guenson tiene ahora algo más de once años; tres tenía cuando empecé a apadrinarlo. Esta es la misiva que ha redactado para Sus Mágicas Majestades, no en el créole que se habla en el barrio, sino en el correcto francés que le enseñan las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul, colegio-misión en el que estudia y, sobre todo, sobrevive en medio de todas las catástrofes que asolan su tierra, hasta que ¡por favor, que no sea nunca! se nos escape de las manos. Porque en Cité Soleil nunca se sabe quién va a ver la luz del día siguiente ni cómo. Allí no hay censos ni padrones, sólo las listas de matrícula de la escuela, a la que muchos niños, un mal día, dejan de ir y nunca se vuelve a saber de ellos.

“A mí, además de poder comer todos los días, y que no sólo sean arroz y frijoles, me gustaría tener una televisión –Guenson no pide videoconsolas, ipads, ni mucho menos ordenadores; vive en una realidad de posibilidades imposibles en la que sabe de sobra que hay cosas que nunca hará y nunca tendrá: es un niño, tiene ilusiones, pero no es iluso-. Aunque, como no tenemos electricidad en el barrio, reflexiona Guenson, me iba a dar igual tener tele. De todos modos, creo que a todos nosotros lo que más nos gustaría es tener una fuente cerca de casa –a Guenson no le gusta llamar chabola ni bidonville a su vivienda, aunque eso lo que es, ni más ni menos-, para no tener que ir tan lejos todos los días con los bidones y las botellas a hacer cola para el agua y que luego, a la vuelta, cuando ya están llenos y pesan tanto que tenemos que llevarlos a rastras, muchas veces nos los quiten otros chicos grandes de los que llevan cuchillos, machetes y hasta metralletas.

También nos gustaría tener zapatos para todos, si no es mucho pedir, porque a mí y a mis hermanos mayores nos los dan en la escuela pero a otros no, porque no van. Y también nos los quitan los mismos que nos roban el agua, y la verdad es que da mucho asco andar descalzo entre la mierda del camino, además de que te puedes cortar con las piedras y con los cristales, y te puede dar una infección que igual te cortan el pié y un trozo de pierna como a Janpul, que fue tomtom macoute hace un montón de años y dicen que tuvo mucho dinero de lo que mataba y robaba entonces, pero que ahora anda cojo y diciendo cosas raras entre las chabolas, desde lo de la gangrena, y nadie le tiene miedo ya. La gangrena no se le fue con el vudú: aunque gastó todo el dinero que le quedaba de cuando era macoute en sacrificar siete gallos negros, al final, si no lo llevan al dispensario de la Misión, se hubiese muerto seguro.

Las Hermanas dicen que hay que pedir mucho por la paz, por la del mundo pero sobre todo por la de aquí, que desde que se cumplieron doscientos años de la independencia de Haití la gente anda más revuelta que de costumbre, que ya es decir, porque los que mandan nos tienen hechos un asco, que eso es verdad y una vergüenza muy grande, pero cuando hay jaleos con disparos por medio, el que más pierde es el más débil, y yo no quiero que a mi padre lo cojan en medio de una de ésas y nos lo maten a tiros o a palos.

Sus Majestades lo pasen bien.

Guenson Registre, Cité Soleil. Puerto Príncipe. Haití.”


(Colabora con Asociación de Ayuda a Cité Soleil, HAITÍ, en Cuenca. 969 224261 969 179947 969 214921 969 227316)

14 pensamientos en “Carta a los Reyes Magos desde Haití

  1. Por desgracia hay muchas Guenson. De verdad que me gustaría ser un Rey Mago o un ser con poderes que pudiera remediar los males de mis hermanos los humanos. Pero seguimos siendo lobos para el resto de homo sapiens. Deseo un mundo mejor y lucho por ello.

  2. Curioso k el dinero pueda comprar casi todo pero no las cosas importantes de la vida..curioso k podamos mover tierra y cielo pero k se kede en un simple estar deacuerdo d masas…lección impecable d este niño k no pide en sig y egoístamente sino x un plural k le afecta aún sin el tener nada…y dolor en mi alma x no poder hacer otra cosa k comentarlo y difundirlo…ayuda a tus hermanos y en verdad estarás haciendo un mundo mejor para ti..este es mi deseo k ojalá y no se kede en eso…un simple deseo….bss

  3. Inquieta,así me he quedado.En estos días de gastos,la mayoría superfluos,hay alguien en el mundo que solo quiere unos zapatos,comer todos los días y una tele.Leerlo me ha hecho avergonzarme y pensar que hay muchos como él que sólo quieren sobrevivir y no les dejamos.Besos a todos…….

  4. Dos lecciones de solidaridad: de la madrina y del ahijado. Me impresiona que Guenson pida no sólo para ella sino también para todos los demás compañeros y que eso se haga en unas condiciones de violencia suprema. ¡Increíble!

  5. He tenido sobradas ocasiones de comprobar que en el que llamamos 3º mundo hay muchos casos de solidaridad, de generosidad con lo poco que se tiene, que nos harían sonrojar.

  6. En condiciones extremas la solidaridad renace, yo la echo de menos en el resto de las ocasiones. El pais está hecho un asco, la corrupción es un virus que se ha extendido como una plaga y que no deja que nada crezca. Me pregunto si las ayudas del resto llegaran como es debido, que es lo que llega, que es lo que se queda en manos del poder corrupto, lo lamentable es que dinero seguro que hay, los de arriba deben estar forrados, y dejan a su pueblo en las manos de Dios, porque en las suyas esta claro que no. Intentare hacer algo.

    • Está claro que incluso en el tema ONG no te puedes fiar de cualquiera. Por eso ponía yo al final del post una asociación que lleva funcionando de forma heroica muchos años allí. Y ni catástrofes ni guerras logran quebrarla. Que sean misioneras no importa, en el sentido de que lo religioso es para ellas secundario en relación a los servicios que pueden prestar.

  7. Hola. Me parece digno de apluso lo que haces por los animales. Yo no soy muy animalista, quizás porque aún haya mucho de animal en mí y no tengo ni un loro, pero creo que tengo una gota de sensibilidad y… como se suele decir: me quito el sombrero.

    Un abrazo.

    hughes

  8. Gracias por ser un lindo animalillo sensible. I love you mi querido huevecillo. Besos mil.
    Y quedo a los pies de tu blog ¡oh excelso sucesor del gran Mariñas!

  9. Creo que es una lección de humildad.y nos debería de dar vergüenza luego.como consumimos aquí sin importarnos y sin pensar en nada ni en nadie.sin embargo en sitios así donde carecen de todo,comparten hasta lo más mínimo.y mi sentimiento con este niño que piensa antes en los demás que en él.cuanto tiene que cambiar el mundo!!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s