Cuervos

Los cuervos de la Torre de Londres. Habitantes torpes, pesados y furiosos

de ese siniestro enclave verdeado de hierba del que no cabe huida volando por el aire

ni cortando las brumas -gruesas puntas de flecha de acero reluciente, sus cuerpos- porque los centinelas han quebrado sus alas.

Hoy son hoscas mascotas para aquellos turistas que buscan los fantasmas de los decapitados

y así poder guardar en su cámara de fotos el oscuro reflejo del hacha del verdugo.

El hambre de otros cuervos sobre las autopistas es el precio que pagan, definitivamente,

por espiar felices a los coches de paso desde sus asideros

-iónicos senderos de la alta tensión-.

(Trece Sonrisas Feroces, Iª, Doble Cristal, Pilar Monedero)

6 pensamientos en “Cuervos

  1. Ha sido un gran gusto para los Cuervos leer algo como esto. ¡Sigamos en el camino de las letras! Otro ¡Abrazo emplumado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s