Palabras de las madres que tuve para la hija que nunca tendré

No permitas           

que te digan

cómo eres

los espejos.

Menosprecia los halagos

de los compradores de almas.

Pisa fuerte sobre el musgo

y también

en los desiertos.

Para conquistar tu mundo,

si quieres, tienes la llave:

el velo de Isis existe sólo para que lo apartes 

y descubras

que lo cierto

          casi nunca es evidente.

Que es posible lo imposible,

            que el misterio es una farsa

            y el poder es un veneno.

Pilar Monedero-Fleming   @MonederoFleming

12 pensamientos en “Palabras de las madres que tuve para la hija que nunca tendré

  1. Como la Vida misma es la más Pura Verdad, Pilar. Debemos de pisar fuerte, porque una verdad impuesta nunca puede ser verdad. Pero quizá la Verdad, con mayúsculas,, en el fondo no sea más que una búsqueda mítica que nunca tendrá fín, pero que se hace eterna a medida que avanzamos por la selva y el desierto.

    Un beso muy fuerte. Impactante entrada.

  2. Un grito casi desesperado contra todo lo establecido. Un temor tanto tiempo callado, zafándose de las sombras. Y una fuerza que va subiendo de tono para dar validez al grito. Todo ello envuelto de un estilo provocativo, nuevo, único y, casi diría que amenazante.
    huifang12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s