días de color naranja

                                          @MonederoFleming

 

Anoche soñé con lo mismo.

Con los días de color naranja.

Empieza el verano.

Vacaciones. Los días estaban todavía sin desprecintar. Todo era posible. El verano era infinito y mis días eran de color naranja.

Eran de agua, de aire, de olor a cloro de piscina y a hoja tierna calentada por el sol, y a césped recién cortado.

Mi madre me cosía vestidos de tirantes. Yo me empeñaba en comprarme unos vaqueros. Y unas sandalias preciosas, de color naranja.

El río verde olía a limpio, a caña de azúcar. Qué gloria nadar en su agua fría y salir de ella como recién bautizada.

Nadar, nadar y nadar bajo una tormenta, los relámpagos deslumbrantes sobre la cabeza y los truenos retumbando entre la arboleda. Es peligroso.

La belleza mata al miedo.

Empapada de agua fría hasta que se acorchaban las yemas de los dedos y la carne se pone de gallina.

¡Salir del agua, corriendo a toda prisa en busca de una toalla!

La bicicleta era vieja –recuerdo sus costras rojizas de óxido- y me quedaba pequeña, pero, qué gusto recorrer con ella las sendas del pinar.

Música de cigarras, romero, espliego y tomillo exhalando su perfume caliente

entre el polvo, al atardecer.

Ahora, sobre ese pinar han construido un barrio entero.

Quedan, como avergonzados, unos cuantos pinos testimoniales.

Los días eran entonces de color naranja, y las noches, sólo con respirar hondo, eran de Terciopelo Azul, Blue Velvet.

La muerte no existía sino como vago concepto, lejano e irreal,

en los días de color naranja.

El futuro estaba lejos, esperando, empaquetado para regalo,

unos bombones de guindas que, sin advertirlo, se van quedando rancios.

El tiempo era todo lo lento que puede ser el tiempo, que es mucho o nada,

porque todavía tenían que pasar muchas cosas,

cosas para imaginar en los días de color naranja.

El mundo, nuestro mundo, sería cada vez más y más interesante.

Recuerdo una mariposa empapando de luz naranja sus alas,

posada sobre el cristal entreabierto, estallando de reflejos, de la ventana de mi habitación.

Claramente, hoy el mundo no es mío-nuestro y decepciona cada día.

El tiempo pasa muy deprisa, con el pie apretando el acelerador.

Y ya no quedan más días de color naranja.

La porcelana del váter

guarda en su alforja maldita                      sorolla2

el vómito provocado,

la negación de mi yo.

8 pensamientos en “días de color naranja

  1. La nostalgia. La más maravillosa de las drogas. Una pizca, y la mente te hace revivir con todos los sentidos el más acá, la belleza pasada. Pero, peligrosa es la nostalgia también, tanto que, con un uso abusivo de ella, no se quiera sentir el más allá, la belleza futura.
    Escoger entre un futuro naraja, la ilusión, o gris, la decepción, es un derecho que nuestro don, el de no saber cuándo acaba el tiempo, siempre se nos otorga. Y como de futuro se trata, por tanto impredecible, el mismo esfuerzo requiere escogerlos grises o naranjas.
    Me quedo con el naranja, Pilar, y lo deseo también para todos por ser estas las fechas o sin serlas.
    Y las noches, por supuesto, de terciopelo azul.

    Estupendo, Pilar.

  2. Coincido con Teresa. Pasé mucho tiempo añorando lo que tú llamas “días de color naranja”. Luego descubrí lo bonitos que son los días azules, amarillos, rojos… Fotografío mentalmente cada día y pongo la foto en un álbum que se llama “Estos son los buenos tiempos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s