Archivo | septiembre 2013

Inocentes.2

 

 

INOCENTES

 

 

¿Cabe tanto dolor negro en un pecho tan pequeño?
Es tan grande el desamor.
Tan inmenso el abandono.
La crueldad tan infinita…

Me clavan saetas con sus ojos limpios.
Sufre el animal, el niño…
Su inocencia es el peaje que pagan ante el malvado.
P. Monedero-Fleming

¿Cabe tanto dolor negro en un pecho tan pequeño?
Es tan grande el desamor.
Tan inmenso el abandono.
La crueldad tan infinita…

Me clavan saetas con sus ojos limpios.
Sufre el animal, el niño…
Su inocencia es el peaje que pagan ante el malvado.
P. Monedero-Fleming

Vainas Negras- Pilar Monedero-Fleming @MonederoFleming

20080430155812-arbol22 nino_triste1Vainas negras se desgranan lentamente bajo la bruma que esconde una fiebre plutoniana. Y, no por casualidad, los niños tristes de siempre se perdieron en el juego. Esa partida amañada acabó con ellos convertidos en ceniza y en huesos ennegrecidos. El álamo triste, pelado, con otros árboles muertos, carcomida leña seca, reclama el rezo de sus responsos. Ardió el libro amarillento que registra sus nacimientos y muertes. Un aire fantasma acompaña el luto.