Catedral

La sillería del coro

de madera desgastada.

Delante y detrás, vitrales.

vidriera 29630016bei7

El aire,

lleno de música y contenido en las notas, vibra.

El organista que ensaya

se detiene en un descanso.

Un instante de silencio

oscurece las estatuas

que observan desde lo alto.

Los visitantes susurran

abrazados a sus cámaras

(los flashes están prohibidos

y el interior está oscuro).

Es un lugar tan solemne que los niños, sin poderse contener,

estallan inevitables en risas mal sofocadas.

El coro, nogal suave

brillante a fuerza de roces

recoge en sí al que se sienta

en su sillería imponente.

La tracería ojival se abre hacia

el cielo exterior, incierto

-abertura para adentro,

hacia un cerrado universo-.

Aquí ya no hay criptas

o alguien las oculta,

y los laberintos

están escondidos.

Pero las estatuas, quietas, guiñan los ojos a veces.

El que se fija lo ve.

Mientras el agua bendita

Secándose está en las pilas.

Tras los dedos de los fieles

se esfumará en una nube

blanca

de vapor secreto.

catedral 18827507

6 pensamientos en “Catedral

  1. Descripción elegante y respetuosa, de lo que significa una Catedral, para mi como majestuosa obra. Te felicito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s