Archivo de etiquetas| alas

CON CABALLOS SALVAJES @MonederoFleming

 

                               Yo me baño en cascadas.                            

Vivo en bosques inmensos

celebrando los días.

Allá queden los otros

con sus glorias vicarias,

persiguiendo la estela de un avión errabundo

y exponiendo caretas

que resuenan vacías.

(Son los falsos vampiros

y yo sé que lo saben.)

Allá queden sus cuerpos

mutilados, sin alas.

Yo, gongóricamente,

al calor de mi fuego

escribiendo, viviendo, caminando y volando.

Descubriendo de nuevo

olvidados parajes.

Recuperando almas que pensé no existían

pero están a mi lado, y ya no esperan,

claman,

pues llegó su momento.                                                       

Y mi universo entero se da cuenta

y estalla

destrozando los muros que forjaron titanes

deshaciendo las puertas

construyendo balcones

en grietas ojivales.

Fulminando la Torre

que ya no necesito,

pues el cíclope ciego se debate en lo oscuro,

tantea y no me halla

y llora un llanto negro.

 

 

Anuncios

Cuervos

Los cuervos de la Torre de Londres. Habitantes torpes, pesados y furiosos

de ese siniestro enclave verdeado de hierba del que no cabe huida volando por el aire

ni cortando las brumas -gruesas puntas de flecha de acero reluciente, sus cuerpos- porque los centinelas han quebrado sus alas.

Hoy son hoscas mascotas para aquellos turistas que buscan los fantasmas de los decapitados

y así poder guardar en su cámara de fotos el oscuro reflejo del hacha del verdugo.

El hambre de otros cuervos sobre las autopistas es el precio que pagan, definitivamente,

por espiar felices a los coches de paso desde sus asideros

-iónicos senderos de la alta tensión-.

(Trece Sonrisas Feroces, Iª, Doble Cristal, Pilar Monedero)