Archivo de etiquetas| sombras

Recuerdos Envenenados

Acuérdate

cuando puedas.

     Yo no dejo de acordarme.

 

Acuérdate de mi cara

bajo la tuya.

Del ansia

que iluminaba tu rostro

y a ratos lo oscurecía.

 

 

Acuérdate

como un sueño,

de tus piernas y las mías

enredadas en el nudo

más hermoso que ha existido.

 

Acuérdate,

aunque te duela,

porque yo siempre me acuerdo.

 

Acuérdate,

aunque nos queden

ya

solamente

las sombras.

 

 

Las siluetas

casi siempre inoportunas,

muchas veces dolorosas,

guardadas en los espejos.

 

 

 

Pilar Monedero-Fleming  (De Nueve Soledades de Cristal)

Anuncios

El Calor del Enemigo

Tanto tiempo guardando, escondiendo en tu pecho huecos caparazones que creías valiosos.

Nadie carga la culpa por haberte engañado simulando espejismos que sólo veías tú.

A trancas y barrancas, tu triste yo ha sabido devolver a tu alma lo que había perdido

expulsando al intruso que intenta regresar.

Era cómodo el cofre de tu cuerpo vacío, lejos de los pecados, ausente de virtud.

Pero ahora, si él vuelve, estarás preparada, porque irás al combate si debes combatir.

Ni rehuyes las luces ni te espantan las sombras.

El pasado está cerca y es posible aprender.

Sólo guardas ahora joyas que lo merezcan, aunque sean guijarros.

Sobre todo, guijarros, gemas firmes pulidas por un pálido mar.

No tienes miedo ahora como antes lo tuviste.

Ya no guardas misterios de ponzoñas secretas. El antídoto se halla donde siempre esperó.

De nuevo tienes alma, y con ella, pecados.

Ahora escuchas la música, y podrías bailar.

(De Doble Cristal, Pilar Monedero-Fleming)